viernes, 1 de febrero de 2013

1/02/2013: Ahorrar en el cuarto de baño



En un post anterior veíamos cómo ahorrar energía en la cocina, ya que se trata de uno de los lugares de la casa donde más se consume. Otro de los lugares donde se gasta gran cantidad de energía es el cuarto de baño, sobre todo en hogares con un elevado número de habitantes, donde esta parte de la casa recibe muchas visitas a lo largo del día.

Por eso, conocer algunos trucos o claves que permitan generar ahorro o al menos ser más eficientes energéticamente, pueden ser de gran ayuda.

En cuanto al consumo de agua, los consejos a emplear pueden ser los siguientes:

  • Evitar los goteos o fugas en todos los grifos, un simple goteo de un grifo puede llegar a gastar más de 100 litros al mes. Una medida contra esto es cambiar los grifos dañados, sobre todo si se hace por grifos monomando, se pueden ahorrar hasta 170 litros de agua al mes.
  •  Siguiendo con lo anterior, habría que evitar en la medida de lo posible malgastar el agua dejando grifos abiertos, como por ejemplo mientras nos lavamos los dientes, pudiendo utilizar un vaso en lugar del grifo abierto.
  • En cuanto a la ducha, mucho mejor que un baño, se ahorrará hasta cuatro veces más cantidad de agua. También se pueden instalar cabezales de bajo consumo que gastan la mitad de agua.
  • El inodoro es también uno de los elementos que más agua gasta, por lo que debemos utilizarlo eficientemente, no gastándolo como cubo de basura, pues supone un gasto de 6 a 12 litros cada vez. Se pueden instalar pulsadores de doble función y por tanto de diferentes cantidades de agua, dependiendo de la necesidad del momento. Por último, un truco casero para reducir el agua consumida por el inodoro, es colocar una botella de agua llena dentro de la cisterna, lo que reducirá la cantidad de agua empleada cada vez que se use.

Otro de los temas susceptibles de aumentar el gasto energético en el cuarto de baño es el calentamiento del agua empleada para el lavado, por lo que hay que tener algunas cosas en cuenta:

  • La temperatura del agua correcta para la higiene es entre 35° y 40°.
  • Reguladores de temperatura en la ducha puede generar un ahorro de entre el 4 % y el 6 % de energía.
  • Si tenemos un termo eléctrico, conectarlo sólo cuando se vaya a usar, siendo lo ideal tenerlo programado.
  • Si el termo es de gas en lugar de electricidad, las emisiones de CO2 se pueden reducir en hasta media tonelada al año.

Vemos que algunas medidas no demasiado complicadas pueden suponer un ahorro importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario